Los probióticos—tienen algún sentido o son incluso problemáticos?

Un estudio del Instituto Weizmann le echa un balde de agua fría a la moda de los probióticos

hebrew

Briefs

Date: November 12, 2018
Source: 
Weizmann homepage
Píldoras de probiótico y yogurt

Píldoras de probiótico y yogurt

Puede que sea difícil de digerir, pero la creencia generalizada de que los probióticos -esos microorganismos vivos que se encuentran en el yogurt y que también se venden en píldoras-, benefician a la salud está siendo cuestionada por la ciencia de laboratorio.  Un nuevo estudio de los Profes. Eran Elinav y Eran Segal señala que, en muchos casos, los probióticos son inefectivos, y cuando se ingieren después de los antibióticos, pueden ser hasta dañinos. 

"El intestino humano está poblado por cerca de 100 billones de microbios buenos, lo que los investigadores denominan la flora intestinal.  Los probióticos comerciales se venden bajo la consigna de que fortalecen activamente la respuesta inmune del organismo y ayudan a combatir ciertas dolencias luego de un tratamiento con antibióticos.  Estas promesas son la base de la industria probiótica multimillonaria de hoy. 

"Pero éste nuevo estudio plantea nuevos cuestionamientos.  El Prof. Elinav, del Departamento de Inmunología del Instituto Weizmann en colaboración con el Prof. Segal del Departamento de Ciencias de la Computación y Matemáticas Aplicadas y otros científicos, buscaban saber qué sucede realmente en el intestino humano después de consumir probióticos.  Lo que hallaron es que la microbiota o flora intestinal varía notoriamente en cada individuo, y que la reacción a los probióticos difiere significativamente entre las personas. 

"A través de la endoscopia y la colonoscopia tomaron muestras de voluntarios sanos y los alimentaron con suplementos probióticos comerciales y/o placebo.  Cuando revisaron los cambios resultantes en los perfiles de la microbiota de los participantes, los resultados fueron sorprendentes.  En primer lugar, mientras que en algunos participantes sus organismos aceptaron los probióticos, en otros simplemente pasaron de una punta a la otra sin efecto alguno en la composición de la microbiota, ya sea terapéutica u otra.  

"Estos resultados indican que la actividad de los probióticos es diferente en cada individuo, y que la idea que todos pueden beneficiarse de un producto probiótico genérico, es incorrecto.  Los científicos llegaron a la conclusión que cuando se habla de probióticos, cada caso es único. 

"Tal vez lo más asombroso fue cuando los científicos analizaron la eficacia de los probióticos para restaurar el equilibrio de la flora intestinal luego de un tratamiento con antibióticos.  A un grupo de 21 voluntarios se les administró un tratamiento de antibióticos que eliminó la población de ciertas cepas de bacterias en sus intestinos.  Los participantes fueron luego divididos en tres grupos:  el primer grupo recibió probióticos, el segundo una dosis de microbios derivados de su propia flora intestinal antes de consumir los antibióticos, y el tercer grupo no recibió nada.  En el grupo que recibió los probióticos fue más tardío el restablecimiento del balance normal de la microbiota de cada participante.

"Los probióticos impidieron de manera muy potente y persistente que se restaure la microbiota original por hasta seis meses" dice el Prof. Elinav.  "Fue sorprendente y al mismo tiempo alarmante.  No se conocía previamente éste efecto".  "El mensaje que debemos comprender es que los probióticos no siempre cumplen con su reputación inofensiva" dice el Prof. Elinav. "Para ser efectivos la fórmula necesita adaptarse a la persona". 

La investigación del Prof. Eran Elinav cuenta con el apoyo del Fondo de Leona M. y Harry B. Helmsley; la Fundación Adelis; el Fondo de Investigación para el Progreso Científico Pearl Welinsky Merlo; la Fundación Rising Tide; la Fundación Else Kroener Fresenius; Vera y John Schwartz; la Fundación de la Familia Lawrence y Sandra Post; Yael y Rami Ungar; Leesa Steinberg; Jack N. Halpern; el patrimonio de Bernard Bishin para el WIS-Clalit; el Fondo Caritativo de Park Avenue; el Fondo para la Investigación del Cáncer Hanna y Dr. Ludwik Wallach, el Consejo Europeo de Investigación; Donald y Susan Schwarz; Valerie y Aaron Edelheit; el Fondo Howard y Nancy Marks; y la sucesión Malka Moskowitz. El Prof. Elivan es el titular de la Cátedra Sir Marc and Lady Tania Feldmann.

La investigación del Prof. Eran Segal está apoyada por el Centro del Genoma Humano Crown, que él dirige; la Fundación Else Kroener Fresenius, la fundación Adelis, Judith Benattar y el Consejo Europeo de Investigación.